LA ELECCIÓN DE LA SEDE

El informe de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) revela que solo en 2018, más de 1.600 personas murieron o desaparecieron mientras intentaban llegar a Europa por el mar Mediterráneo. Las políticas guiadas por la Directiva de Retorno y el Convenio de Dublín, sumadas a una serie de medidas de seguridad, incluida la instauración de juicios y sanciones contra defensores de los derechos de los migrantes y refugiados, hace que sea cada vez más necesaria una discusión más profunda dentro de la sociedad civil organizada sobre los derechos fundamentales en contextos migratorios.

Por lo tanto, es posible afirmar que, en el contexto europeo, la agenda migratoria está en la agenda nacional e internacional. De hecho, la oportunidad de llevar a cabo un proceso democrático y social de esta magnitud en Portugal se considera oportuna, necesaria y urgente para las cuestiones migratorias en Europa. Cabe destacar el importante número de inmigrantes residentes o en tránsito en el continente europeo. Los datos de Eurostat (2019) muestran que en enero de 2018 había 22,3 millones de ciudadanos no europeos (4,4%) de un total de 512,4 millones que vivían en Europa.

Portugal fue escogido como país anfitrión de este proceso, porque además de tener un crecimiento exponencial de diferentes nacionalidades en su territorio, se ha destacado por su relevante modelo progresista en el ámbito de las políticas y acciones migratorias.

Según cifras del Informe de Inmigración, Fronteras y Asilo (RIFA) del Servicio de Extranjería y Fronteras (SEF), por tercer año consecutivo, desde 2017, el número de inmigrantes ha aumentado en Portugal. En cuanto a la adquisición de la nacionalidad portuguesa, se pasó de 20.396 extranjeros en 2015 a 28.856 extranjeros en 2018. Por otro lado, también aumentaron las denegaciones de entrada al territorio nacional portugués: de 506 denegaciones en 2015 a 2.866 en 2018 (datos de 2019 del Informe de Inmigración, Fronteras y Asilo).

Portugal fue el primer país en adoptar un Plan Nacional de Implementación del Pacto Global sobre Migraciones, recientemente creó la Secretaría de Estado de Migraciones, cuenta con un Plan Nacional de Integración de Inmigrantes y varios Planes Municipales implementados.

En relación a las políticas públicas, Portugal se ha presentado como un país disponible y preocupado por la creación de mecanismos de igualdad, siendo retos declarados la necesidad de integración e inclusión social de los inmigrantes para el Gobierno portugués. Sin embargo, y a pesar de los buenos resultados en términos de elaboración de políticas públicas, Portugal aún enfrenta muchos desafíos en cuanto a la implementación y garantía de acceso igualitario a los derechos sociales y fundamentales de las personas migrantes.

SEGUIR A TRAVÉS DE REDES SOCIALES